« Volver a la noticias

Incentivos de empresa: las actividades más divertidas

04-02-2016  ¦  OMF

No hay que ser un As de las ciencias sociales o de las relaciones laborales para darse cuenta de que los empleados de cualquier empresa pasan la mayor parte de las horas del día en su puesto de trabajo.

Incentivos de empresa: las actividades más divertidas

Cualquier gestor con un mínimo de sentido común es consciente de que las relaciones laborales son un tipo de convivencia que, en muchos casos, puede resultar incluso más intensa que la propia convivencia doméstica.

Por regla general, el desempeño de cualquier tipo de actividad laboral conlleva la necesidad de comunicarse y colaborar en mayor o menor medida con los compañeros más cercanos. Ciertamente, esto no deja de ser una forma de establecer relaciones sociales que, en algunos casos, llegan a ser muy estrechas. En consecuencia, los vínculos que se crean entre los miembros de un equipo de trabajo dependen, en gran medida, del tipo de relación que se establezca entre los propios compañeros. Evidentemente, cuanto mejor sea el ambiente laboral mejor será el tipo de relación que se establezca entre los trabajadores. Aquí es donde un buen gestor siempre ha de estar muy atento al tipo de vínculos que se establecen entre sus trabajadores y tratar de fomentar las buenas relaciones entre sus empleados. La forma perfecta de hacerlo es valerse de los incentivos de empresa.

No cabe duda de que una de las mejores estrategias para estrechar las relaciones socio-laborales es incentivar y propiciar los momentos divertidos y distendidos con los compañeros de empresa fuera del contexto habitual de trabajo. Las actividades gratificantes, máxime si éstas se realizan al aire libre, son la mejor manera de estrechar vínculos y fortalecer las relaciones.

Por supuesto todo lo anterior redundará sobremanera en la producción de la empresa. No debe olvidarse que cuanto más positivo es el ambiente laboral mejores son las relaciones sociales entre los trabajadores. Esto repercute favorablemente en el rendimiento en la empresa e incrementa considerablemente la calidad y la cantidad en la producción.

Para nadie es un misterio que en muchas empresas existe un óptimo ambiente de trabajo. Sin embargo, en muchas otras la comunicación y las relaciones sociales son prácticamente nulas e inexistentes o, en el peor de los escenarios, la relación entre los compañeros no es la más adecuada para desempeñar una actividad laboral. En cualquiera de los casos resulta positivo invertir en los incentivos de empresa, sobre todo cuando se trata de realizar las actividades más divertidas.

Desde Debaventura, nos encargamos de confeccionar propuestas a medida tras realizar un estudio de las necesidades que se nos presentan. Edad de los participantes, tiempo disponible, presupuesto, preferencias, todo ello determinará la naturaleza del evento. Ponemos a disposición del cliente nuestras ideas y recursos para planificar jornadas en las que vivir emociones únicas, posibilitando la adaptación de las solicitudes originales.

En definitiva, ayudamos a organizar un programa a la medida del cliente. Además, las actividades se pueden llevar a cabo en nuestras instalaciones, en el centro de trabajo en cuestión o donde se desee (consultar campo móvil).